Trabajamos con el alma

Enfrentamos la realidad con mística y pasión

Gerald Montero Rony Gerald Montero Rony
Noticia

Geriatras exhortan a población adulta mayor a mejorar sus hábitos de sueño


  • 20/07/2022
  • Gerald Montero Rony

Autoridades y especialistas del hospital Nacional de Geriatría y Gerontología Raúl Blanco Cervantes de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) hacen un llamado a la población adulta mayor costarricense para que mejore sus hábitos de sueño, con el propósito de reducir diversas alteraciones que pueden afectar su calidad de vida.

Los trastornos del sueño figuran como una de las consultas recurrentes en ese centro médico, pues se estima que la prevalencia alcanza hasta el 30% de esa población.

Según lo puntualizó Rolando Angulo Cruz, psicogeriatra del hospital, en los últimos años se ha visto un incremento de estas consultas al punto que durante las sesiones de la Escuela del sueño que tiene ese centro médico, se atendían 25 personas y ahora se reciben 63 por sesión.

Cada paciente referido a esta escuela recibe clases durante cuatro lunes al mes. En cada sesión se le brindan consejos para desarrollar la higiene del sueño, técnicas de respiración y relajación, terapia cognitiva y conductual y recomendaciones de restricción del sueño.

El especialista destacó que en el 96% de los casos el insomnio es explicado por los malos hábitos de sueño que tiene la población y, por lo tanto, se puede corregir con cambios que se deben hacer para irse a la cama.

Los doctores Milena Bolaños Sánchez, directora de ese centro especializado y Daniel Lasso Bonilla, geriatra de ese hospital, explicaron que los trastornos del sueño pueden producir un deterioro cognitivo, afectar la memoria y la conducta, pues el paciente puede ponerse más agresivo y hasta sufrir problemas cardiovasculares.

El buen dormir mejora la memoria, la secreción de insulina, el crecimiento y la regeneración celular, posee un efecto reparador, permite que el organismo descanse, recupere fuerzas y se prepare para las actividades del día siguiente.

En el caso de los adultos mayores se aconseja que duerman entre seis y ocho horas seguidas y por ello los especialistas recomendaron que el organismo se debe educar para dormir.

Bolaños y Lasso explicaron que, si bien los trastornos del sueño se pueden producir a cualquier edad, en los adultos mayores suelen ser más frecuentes, ya que con el envejecimiento es posible que se afecte el ciclo del sueño o suelen producirse dificultades para conciliarlo. También recordaron que algunos de los padecimientos que afectan a esa población, así como los tratamientos que consume pueden alterar el patrón para dormir.

Si las personas mayores de 65 años están atravesando por esta situación, es conveniente que se realicen ajustes que permiten una higiene adecuada del sueño y que sean apoyadas por el núcleo familiar.

Los especialistas pusieron estas reglas de oro para reducir las horas de insomnio:

  • Es necesario que el adulto mayor evite las siestas durante el día, pero si por alguna razón no las puede eliminar, estas no deben exceder los 30 minutos.
  • No tomar mucho líquido, bebidas alcohólicas ni café u otras bebidas estimulantes después de las 4 de la tarde.
  • Es importante que vayan totalmente relajados a dormir
  • El ejercicio se debe evitar antes de irse a la cama, es preferible hacerlo durante la mañana.
  • Acostúmbrese a tener un ritual de sueño: apague las luces, cierre las puertas, póngase la pijama y siéntese a leer con una lámpara unas dos horas antes de la hora de dormir. Cuando tenga sueño, pásese a la cama.
  • No es aconsejable entretenerse en la madrugada con la televisión, comidas o teléfonos. Los especialistas recomiendan que en la habitación no haya ningún aparato electrónico.
  • El dormitorio debe ser un lugar apto para dormir: oscuro, tranquilo, sin distractores, el colchón debe ser cómodo y adecuado a las necesidades del adulto mayor.
  • En caso de que se prefiera dejar una luz encendida para evitar caídas nocturnas, esta debe ser tenue y que ilumine el piso y hacia afuera. La iluminación hacia adentro puede encandilar a la persona y propiciar accidentes como caídas. Se debe recordar que la hormona del sueño se produce en la noche y la luz puede engañar al cerebro.
  • Los horarios de sueño deben ser regulares.
  • No tome somníferos todos los días, utilícelos solo cuando tenga insomnio y no se los prescriba.

Bolaños Sánchez destacó que los trastornos del sueño no se deben subestimar creyendo que son problemas del envejecimiento, pues el buen dormir previene múltiples complicaciones y accidentes, permite que las personas tengan mejor ánimo, estén más atentas durante el día y puedan integrarse mejor a las actividades familiares y sociales.

Por su parte, Angulo Cruz dijo que el sueño es un premio que hay que ganárselo todos los días y por eso es importante entrenar al organismo para dormir.